domingo, 16 de octubre de 2011

PENSAMIENTO INDUCTIVO

El pensamiento inductivo propio de las ciencias experimentales, como las Ciencias Naturales, que utilizan el método científico, del cual el método inductivo es parte junto al deductivo y el analítico, es aquel que parte de premisas particulares que pueden ser formuladas a partir de la experiencia sensible, con datos recogidos de la realidad, para llegar a extraer de ellas conclusiones generales, cuya certeza nunca es total, salvo (lo que es muy poco probable) que se agoten los casos a observar. Fue el método utilizado por Francis Bacon (1561-1626), padre del empirismo. En la segunda mitad del siglo XIX el método inductivo fue muy cuestionado por su falibilidad.
Puede ser que exista una excepción a la regla a la que arribemos por la conclusión, lo cual es altamente frecuente. Por ejemplo de la observación sentamos las siguientes premisas: “las rosas tienen pétalos”, “los jazmines tienen pétalos”, “las azaleas tienen pétalos” y concluimos que todas las flores poseen pétalos. Sin embargo existen algunas flores apétalas como ocurre por ejemplo en algunos tipos de cardos, lo que nos llevaría a generalizar sacando conclusiones erróneas.
Por lo tanto el pensamiento inductivo carece de rigor, al aplicarse las consecuencias de lo observado a todos los miembros de la especie a la que pertenece el objeto estudiado, aunque gracias a él pueden sentarse teorías que serán válidas mientras no aparezcan otras que demuestren su falsedad y las reemplacen. Es muy importante complementar el pensamiento inductivo con el deductivo, que sigue el camino inverso (de lo general a lo particular) para comprobar la veracidad des hipótesis y teorías expuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada